24-03-2021 Post Juan Miguel

Responsabilidad del transitario como consecuencia de la varada del “Ever Given”

Este miércoles 24 de marzo nos hemos levantado con la impactante imagen de un mercante de 400 metros de eslora, el VLCS (Very Large Container Ship) Ever Given, bloqueando completamente el imponente Canal de Suez mientras estaba en ruta con destino el puerto de Rotterdam.

Este buque es uno de los que tiene mayor capacidad de carga del mundo, unos 20.000 TEUs, y ostenta el privilegio de ser la nave de mayores dimensiones en haber cruzado por el Canal en sus más de 150 años de historia, al tiempo que tiene el dudoso honor de haber bloqueado completamente el tráfico marítimo.

Pese a que el buque sólo lleve unas horas interrumpiendo la navegación por motivos que todavía se desconocen, aunque todo apunta a que se ha debido a una fuerte ráfaga de viento generada por una tormenta de arena del desierto, sus efectos ya se han dejado notar. A mitad mañana, el precio del barril de crudo ha comenzado su escalada, que previsiblemente no se detendrá hasta que se vuelva a la normalidad en el Canal.

De entre los buques que se encuentran esperando a cruzar este paso, hay hasta el momento menos una decena de petroleros, pero son más los buques portacontenedores fondeados acumulando retrasos en la entrega de sus mercancías.

En esta situación, las responsabilidades que pueden incurrir los porteadores marítimos son diversas. Por lo que respecta a las empresas transitarias, probablemente incumplirán sus contratos de transporte de mercancías en régimen de conocimiento de embarque trayendo causa principalmente en los supuestos de LDD, o Loss, Damage and Delay.

Es bastante posible que el bloqueo del Canal de Suez se prolongue durante horas, incluso algunas jornadas, generando retrasos en la navegación de los buques, lo que a la postre se traducirá en retrasos en la entrega de mercancías en destino. Si el Canal continúa cerrado, la posibilidad de que los buques decidan rodear África va tomando fuerza, lo que conllevaría en principio una semana adicional de navegación.

Tampoco sería de extrañar que este retraso lleve aparejado daños a las mercancías, ocasionados también por la demora en la entrega y la consiguiente tardanza en la espera a recibir la autorización de la Autoridad Portuaria del Canal de Suez para poder cruzar.

En el peor de los casos, el porteador podría verse incurso en supuestos de responsabilidad por pérdida total de la mercancía transportada.

A falta de conocer más detalles sobre del siniestro, esencialmente las causas que han provocado este accidente de la navegación marítima, es esperable que la naviera taiwanesa Ever Green intente alegar una de las exoneraciones de responsabilidad recogidas en el art. 4.2 de las Reglas de La Haya-Visby.

Por Juan Miguel Martínez Mortes. Abogado.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar