Portada Post Miguel Angel Martinez

La batalla por los robots de cocina: Monsieur Cuisine Connect® frente a Thermomix®

Hace una semana, nos desayunamos la noticia de que la Justicia daba la razón a Lidl con respecto al conflicto en materia de infracción de patentes, frente a Vorwerk, la titular del famoso robot de cocina Thermomix®. Dicha noticia se basaba, principalmente, en la nota de prensa emitida por los servicios de comunicación del CGPJ, la cual resumía la controversia en la declaración de nulidad de la patente de Vorwerk por dos motivos: por la existencia de materia añadida en el título concedido y porque la solicitud (de patente) no dispone de actividad inventiva.

Cuando vimos la noticia, optamos por esperar a la publicación de la sentencia esta semana. Tras el estudio de la misma, queremos dar unas pinceladas sobre la misma, entendiendo que cabe analizar la misma desde la sentencia de instancia.

Ante el Juzgado de lo Mercantil nº 5 de Barcelona, Vorwerk interpuso demanda por infracción de patente contra Lidl. Ante dicha demanda, Lidl se opuso a la misma y, además, ejercitó acción reconvencional, del artículo 120 LP, de nulidad de título en que se fundaba la demanda. Finalmente, la sentencia de dicho Juzgado determinó que había infracción marcaria por parte de Lidl, en tanto en cuanto su máquina, Monsieur Cuisine Connect® infringía la patente de Thermomix®. Como consecuencia, se condenó a Lidl a cesar en la importación, almacenamiento, ofrecimiento y/o comercialización de la máquina Monsieur Cuisine Connect®; a retirar del mercado todos los ejemplares de la máquina que se encontraran en su poder y en el de sus distribuidores; a indemnizar a Vorwerk por los daños y perjuicios; así como al deber de abstenerse en lo sucesivo de las acciones comerciales de almacenar, importar, ofrecer y comercializar máquinas de cocina que respondieren a las características reivindicadas en la patente de Vorwerk.

Ante la disconformidad con dicha sentencia, Lidl interpuso recurso de apelación, que resolvió la Audiencia Provincial de Barcelona mediante la sentencia de 13 de enero de 2022.

Entrando ya en la materia objeto de la sentencia analizada, lo que discutía Lidl y mantiene en apelación, es que no ha existido infracción de patente en ningún momento y que, además, la patente de Vorwerk es nula.

Más allá de las cuestiones meramente jurídicas, e intentando que las breves notas que aquí se aportan sean simplemente un resumen escueto y lo más conciso posible (al menos esa es la intención), lo que verdaderamente se discutía, entre otros asuntos, es si había habido adición de materia a la descripción de la patente; si se había dado respecto a la misma una generalización intermedia y, hasta donde abarca el ámbito de protección del titulo de la patente de Vorwerk.

Con respecto a la primera, porque en la descripción original del título de patente, no se menciona que el dispositivo de pesada esté controlado por un circuito de mando. Cuestión que confirma el Tribunal, cuya opinión es que “el hecho de que en la descripción inicial se mencionen de forma separada dos funciones de la tarjeta de control (agitación y calentamiento) y no se hiciera referencia al dispositivo de pesada impide considerar que esa solicitud divulgara la idea de un dispositivo de pesada controlado por un circuito autónomo de la misma tarjeta de control que el dispositivo batidor y el de calentamiento…Esa idea creemos que no puede considerarse implícita sino que debería haberse explicitado en la solicitud, como luego hizo la parte”. En segundo lugar, y con respecto a la generalización intermedia, la Audiencia entiende que no existe la misma. Sólo en lo que respecta a la adición de la materia, ya se declara nulo el título de patente de Vorwerk.

En tercer lugar, y con respecto a la actividad inventiva, estima el Tribunal que no existe la misma y por lo tanto, tampoco infracción. Pues la diferencia entre un robot de cocina y el otro estriba en la posibilidad de abrir la tapa sin necesidad de detener el programa de cocina que se esté ejecutando, siendo la apertura de la tapa lo que determinará la detención del mecanismo agitador, si bien, no de forma inmediata. O, personalizando, siendo que el robot de Lidl es el permite la apertura mencionada anteriormente, y el de Vorwerk no.

Por lo que, al final, el Tribunal ha decidido revocar la sentencia de instancia, desestimando íntegramente la demanda de Vorwerk, y estimando la demanda reconvencional de Lidl, declarando la nulidad de la patente española, validación de la patente europea de la máquina de cocina de Vorwek, Thermomix®.
Ahora, estaremos a la espera de ver qué hace Vorwerk al respecto, ya que la sentencia no es firme y, en caso de recurso, decidirá el Tribunal Supremo.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar