Avión

El TJUE llama la atención de Ryanair por omitir determinados elementos del precio de oferta de sus billetes

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) falló ayer 23 de abril en contra de la compañía aérea Ryanair por ocultar determinados elementos integrantes del precio de sus billetes. Dicha omisión es susceptible de distorsionar la percepción del consumidor y por tanto su decisión de compra ya que, de acuerdo con la legislación de la Unión Europea, “los clientes deben poder comparar realmente entre compañías aéreas los precios por servicios aéreos”.

Fue la Autoridad Nacional de Defensa de la Competencia italiana, la Autorità Garante della Concorrenza e del Mercato, quien ya en el año 2011 detectó esta práctica comercial de la compañía de bajo coste irlandesa, calificándola en consecuencia como desleal de acuerdo con su Codice de consumo. En particular, la Autoridad italiana consideró engañosa la exclusión de la información referente a las tasas asociadas al check-in online, la cantidad resultante de aplicar el IVA al precio de los billetes de los vuelos nacionales, así como el coste adicional asociado a los pagos realizados con una tarjeta de crédito distinta de la aprobada por la compañía.

Por este motivo, “La Autorità” estimó que todos estos elementos, como componentes del precio final del billete, deben de darse a conocer al comprador a efectos de garantizar su libertad de elección sobre la base de una información objetiva. De ahí que se deduzca la obligación de toda compañía aérea de informar al consumidor de forma detallada de cualquier elemento que previsiblemente incrementará el gasto de su vuelo.

Si bien rechazado en primera instancia, la Decisión de la Autorità fue recurrida por la aerolínea al Consiglio di Stato quien, ante las dudas interpretativas de la normativa supranacional, decidió plantear cuestión prejudicial ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea. El TJUE se manifestó a este respecto afirmando que toda compañía aérea debe indicar en sus ofertas, desde el primer momento en que el precio es publicado, la tarifa base del precio del billete y, separadamente, cualquier carga impositiva, gasto o recargo que se caracterice por ser inevitable y previsible. Por el contrario, aquellos cargos complementarios que puedan ser evitados por el comprador bastará con que se indiquen de manera clara, transparente e inequívoca al comienzo del proceso de reserva.

El TJUE matizó, con respecto a las tasas de facturación on-line, que únicamente cuando no haya opción de facturación gratuita éstas deberán ser incluidas inicialmente en el precio de oferta. Sin embargo, decaerá esta obligación cuando permanezca abierta la opción de facturación gratuita. De igual modo, el IVA que grave el precio base del billete deberá darse a conocer en todo momento a diferencia de aquel que grave componentes opcionales del precio final.

Por último y con respecto a las tasas aplicadas por no realizarse la compra con la tarjeta aprobada por la compañía, el TJUE declaró que éstas deberán ser visibles en todo momento al tratarse de condiciones generales no negociables por parte del consumidor y que, inevitablemente, implican un aumento del precio final.

Miguel Verdeguer Segarra; Abogado y Economista en Legal Notes de Valencia.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar