13-04-2021 Post Paula Crespo

Ausencia de mención de un heredero forzoso en testamento: la preterición

La preterición es la ausencia de mención -bien por olvido o bien por omisión-, por parte del causante, respecto de un heredero forzoso en un testamento.

No debemos confundir la preterición con la desheredación. En la preterición el causante no considera al heredero en el testamento. En la desheredación le considera, pero con la intención de privarle de sus derechos legitimarios.

Para que exista preterición, el causante debe haber omitido a uno, a varios o a todos los herederos forzosos. Además, el heredero o los herederos forzosos omitidos deben haber sobrevivido al testador.

Como último requisito, el legitimario omitido tampoco debe haber percibido nada en concepto de legítima por cualquier título, porque de ser así, la acción que debería ejercitarse es la prevista en el artículo 815 del Código Civil, correspondiente al complemento de legítima. 

El olvido o la omisión del legitimario en el testamento puede haber sido intencionada o puede deberse a un error del causante. Así, por tanto, el artículo 814 del Código Civil distingue entre preterición intencional y no intencional (o errónea).

La preterición intencional se da cuando el causante, conociendo de la existencia del heredero, decide no nombrarlo en el testamento. En este caso se puede presumir que el testador no quería dejarle ningún bien al preterido, de forma que, si se ha repartido la mejora, éste recibirá la legitima estricta. Para que el legitimario preterido obtenga lo que le corresponde, se deberá comenzar por reducir la institución de heredero, minorando las porciones atribuidas a cada uno de ellos por el testador, pero sin perjudicar sus legítimas. Si aun así no se consiguiese cubrir la legitima del preterido, se reducirán los legados y posteriormente, las donaciones.  

La preterición no intencional o errónea se produce cuando el causante no tenía conocimiento alguno de la existencia de dicho heredero. Por ejemplo, en caso de desconocer la existencia de algún hijo, o tener la creencia de que había fallecido, y resultar posteriormente, que seguía vivo.

El artículo 814 del Código Civil distingue en caso de que se haya preterido a todos los legitimarios o solo a algunos de ellos:

– Si resultaren preteridos todos los legitimarios, se anularán las disposiciones testamentarias de contenido patrimonial. Es decir, se anulará todo el contenido del testamento que se refiera a los bienes.

– Si sólo se ha preterido a alguno, se anulará la institución de herederos, pero valdrán las mandas y mejoras ordenadas por cualquier título, siempre que no fueran inoficiosas, anulándose tan solo la institución de heredero a favor del cónyuge cuando perjudique a la legítima.

Para que la preterición despliegue sus efectos y el preterido pueda ver satisfechos sus derechos legitimarios, es necesario que el afectado interponga una demanda de juicio declarativo ordinario ejercitando la acción de reclamación de legitima por preterición (253.3 LEC) frente al heredero o al resto de herederos forzosos incluidos en el testamento, y frente a aquellos que pudieran tener derecho a la herencia. El plazo para interponer la citada acción es de 4 años desde el fallecimiento del testador, así lo ha fijado la Sentencia del Tribunal Supremo nº 695/2014 de 10 de diciembre de 2014.

Por Paula Crespo Agudo. Abogada.

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar