26-04-2021 Post Bea

¿Afectado por ERTE en 2020? ¡ATENCIÓN SI TIENES DOS PAGADORES!

Aquellos perceptores de prestaciones del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) durante el año 2020 que hayan estado inmersos en procedimientos de regulación temporal de empleo (ERTE) deben tener en cuenta la posibilidad de resultar obligados a presentar declaración de la Renta al contar con dos pagadores, su empleador y el propio SEPE.

Teniendo en cuenta que las prestaciones por ERTE son rendimientos del trabajo sujetos a IRPF y no exentos. Cuidado aquellos perceptores de ERTE, que no presentaron declaración en la Campaña de la Renta anterior, y es que el efecto de un segundo pagador en la declaración de la Renta es relevante (EMPLEADOR + SEPE).

Con carácter general, los contribuyentes tienen que presentar declaración por IRPF cuando sus rendimientos del trabajo superan los 22.000 €.

Sucede que, desde el momento en que se cuenta con dos o más pagadores, ese límite se reduce a 14.000€ si el importe percibido por el segundo y restantes pagadores supera los 1.500€.

La Agencia Tributaria calcula que el año pasado unos 327.000 contribuyentes afectados por ERTE han pasado a estar obligados a declarar por este motivo (dos pagadores y el segundo de ellos con importe superior a 1.500€).

El SEPE no tiene obligación de retener cuando las cuantías que ha abonado durante el año no superan los 14.000€, aunque el contribuyente puede solicitar en su momento que se le retenga o se le aplique un porcentaje mayor de retención, más ajustado a la tributación efectiva que debe soportar en función del global de sus ingresos en el ejercicio.

Las retenciones, si están ajustadas a los ingresos del contribuyente en el conjunto del año, funcionan como un mero anticipo del impuesto que en definitiva debe pagar ese contribuyente. Por supuesto, el contribuyente no obligado a declarar también soporta el IRPF a través de las retenciones mensuales.

La reducción de las cuantías establecidas para estar obligado a declarar cuando existen dos pagadores se establece con la finalidad de que dos contribuyentes con los mismos rendimientos de trabajo sujetos a IRPF soporten el mismo impuesto final, con independencia del número de pagadores.

Hagamos números con un ejemplo que nos plantea la AEAT donde el impuesto final de ambos es muy similar: para un contribuyente con ingresos brutos de 21.000€ (Nacido en 1970, sin discapacidad, con contrato general y soltero sin hijos).

Situación con un pagador. La empresa A: le paga unos ingresos brutos de 21.000€, y le retiene 2.578,8 €, y no está obligado a presentar la declaración de la Renta. En definitiva, su impuesto final es: 2.578,8 €.

Situación con dos pagadores: La empresa A: le paga unos ingresos brutos de 16.000€ y le retiene 859,2 €. El SEPE le paga 5.000 € y no le retiene. Su declaración de la Renta tendrá como resultado un importe a ingresar de 1.645,27 €. Por lo que, en definitiva, su impuesto final es de: 2504,47 euros (la suma de 859,2 y 1.645,27).

COMPARTE ESTA NOTICIA

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en pinterest
Compartir en print
Compartir en email

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar