A vueltas con la reincorporación al Colegio de nuestros hijos y las medidas previstas por nuestro Gobierno nacional y el autonómico.

Las crónicas sobre la vuelta al cole y sobre los contagios sociales se están agolpando últimamente, generando una ola de incertidumbre y de alarma social. Junto a las noticias de los medios de comunicación, bullen las redes sociales, privadas y públicas, con ocasión de las medidas de “rentrée”, como así de la crisis social y económica en la que nos encontramos.

A la incertidumbre creada, multiplicada por ser niños el primer sujeto pasivo de estas medidas, se suma la creada sobre maestros y educadores, confinados laboralmente por mor de la escolarización presencial obligatoria, por más que se hayan establecido algunas medidas para paliarlo, con grupos de alumnos en espacios cerrados, frente a la prevención predicada para el resto de casos y el homeschooling al que nos hemos visto abocados todos los padres de España, como de la mayoría del mundo, en el último semestre del curso escolar pasado. A esto, súmenle el pavor de aquellas familias donde el niño tiene un factor de riesgo o cuando convive con ancianos o de otro colectivo en peligro. 

No se preocupen, el Acuerdo del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud, adoptado en Coordinación con la Conferencia Sectorial de Educación, sobre la Declaración de Actuaciones Coordinadas en Salud Pública frente al COVID-19 para centros educativos durante el curso 2020-21 ha venido a sofocar nuestras dudas. A eso, añadan en este desahogo, el Informe de la Dirección General de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral de la Generalitat Valenciana, sobre las situaciones laborales que se puedan derivar para los madres y padres trabajadoras cuyos hijos/as menores estén confinados o deban guardar cuarentena en caso como consecuencia del COVID-19.

Entre las medidas incorporadas en tal Acuerdo, se dispone que “Todos los centros educativos designarán a una persona responsable para los aspectos relacionados con COVID que debe estar familiarizada con todos los documentos relacionados con centros educativos y COVID-19 vigentes”. Se tratará de un sanitario sin duda, me dirán… ¡pues no! Carecen de ellos los centros educativos. Eso sí, entre las funciones de tal coordinador, se encuentran las de actuar como interlocutor con los servicios sanitarios… en consecuencia, deberá conocer los mecanismos de comunicación eficaz que se hayan establecido. Ya saben, la prevención frente al COVID lo que exige es un buen comunicador, digo yo porque se transmite oralmente el virus. Lo que no sabemos, por otro lado, es la responsabilidad que recaerá sobre tal coordinador ¡pobre!, si se contagia un niño en el centro. ¿Se le eximirá de alguna con su designación? ¿asumirá la que corresponda el director o la Consellería? ¿No existirá ninguna? 

Entre otras medidas, además de la distancia de 1’5 metros en las interacciones entre personas en el centro educativo, el uso de la mascarilla será obligatorio a partir de 6 años de edad. Les ruego que expliquen a sus hijos de primero de Primaria que no se quiten ni intercambien ni se dejen por algún sitio su mascarilla, seguro que es fácil. Lo que no les tendrán que explicar es lo de la distancia, porque hasta tercero de Primaria no se aplicarán criterios de limitación de distancia (estos no contagian). A los de cuarto para arriba, recuérdenles que deben interactuar en el patio a un metro y medio (ya saben, prohibido el “tú la llevas”, el fútbol, el basket, etc.). Por lo demás, todo en orden.

Pero tranquilos, no se preocupen, que los eventos deportivos o celebraciones que tengan lugar en los centros educativos se realizarán sin asistencia de público. La verdad, un alivio, porque estaba cansado de acudir cada vez que mis hijos tenían educación física, gimnasia decíamos antes, a aplaudir con los otros padres.

En todo caso, y está muy bien, los trabajadores en los colegios vulnerables al COVID-19 mantendrán las medidas de protección de forma rigurosa, de acuerdo con la evaluación realizada por el Servicio de Prevención de Riesgos Laborales y su informe sobre las medidas de prevención, adaptación y protección necesarias, siguiendo lo establecido en el Procedimiento de actuación para los servicios de prevención de riesgos laborales frente a la exposición al SARS-CoV-2. Los niños vulnerables, por su parte, deberán seguir las recomendaciones del Servicio de Protección Doméstico… ya saben, una hojita que deberemos firmar los papás diciendo que el nene no tiene fiebre y todo eso. Por lo demás, ¡que Dios les guarde en el Colegio! Es una buena ocasión para enseñarles a rezar…

Eso sí, no acudirán al centro educativo aquellas personas que tengan síntomas compatibles con COVID-19, ya sean parte del alumnado, profesorado u otro personal, así como aquellas que se encuentren en aislamiento por diagnóstico de COVID-19 o en período de cuarentena por contacto estrecho con un caso de COVID-19. No se preocupen si han de trabajar fuera de casa, queridos padres, porque está todo previsto: el Informe de la Dirección General de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral de la Generalitat Valenciana, sobre las situaciones laborales que se puedan derivar para los madres y padres trabajadoras cuyos hijos/as menores estén confinados o deban guardar cuarentena en caso como consecuencia del COVID-19, como su nombre indica, ya ha caído en el asunto. Está perfectamente contemplado el caso en el que el menor deba guardar cuarentena en casa porque otro compañero del Centro Educativo haya dado positivo en COVID-19 y las autoridades sanitarias no obliguen al aislamiento de los padres de los menores no contagiados… ¿y si no ha dado positivo, sino sólo presenta síntomas compatibles o en período de cuarentena por contacto estrecho con un caso de COVID-19? Bueno, no se puede estar en todo, caray, pero tranquilos, siempre cabrá invocar de forma genérica el último párrafo de la Instrucción del Director General de Trabajo, Bienestar y Seguridad Laboral, D. Gustavo Gardey, según el que “Aunque en estos casos el trabajador podrá invocar la obligación de la empresa de favorecer la conciliación de la vida personal y laboral, también es cierto que requerirá que la empresa valore la situación caso por caso, para verificar que la concesión de estos permisos no altera de forma importante la actividad ordinaria de la empresa”. O sea, dígale a su jefe que sea comprensivo, que también, jolín, tampoco hace falta enfadarse porque usted no vaya a trabajar porque deba cuidar de su hijo en casa.

Si de lo que hablamos es que tienen ancianos o familiares de riesgo en su hogar o, sencillamente, una natural prevención ante la inseguridad creada de llevar a sus hijos al Colegio, y se está planteando el homeschooling, podemos informarle de las consecuencias legales de ello. No en vano, llevamos más de diez años asesorando a familias que han optado por este método, y en Legal Notes, Abogados y Economistas, somos asesores jurídicos de ALE (https://www.educacionlibre.org), la asociación mayoritaria de familias que educan en casa, de España.  No siempre es posible ni viable, ni tampoco siempre descartable… 

COMPARTE ESTA NOTICIA

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para «permitir cookies» y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en «Aceptar» estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar